James Bond vuelve a quedarse sin director

La filmografía del agente cuenta con muchas producciones tormentosas, pero la vigesimoquinta se perfila como la más conflictiva. Ahora, se bajó el director Danny Boyle y el proyecto volvió a estar a la deriva.

Parecía que no había desafíos para 007, pero su nueva película se presenta como una misión imposible. Primero fue Sam Mendes, quien decidió pegar el portazo después de Skyfall (2012) y Spectre (2015). El cineasta sintió que ya lo había dado todo y, al poco tiempo, Daniel Craig aseguró que ya no tenía intenciones de volver a ser el agente con licencia para matar.

Sin embargo, el protagonista volvió a sentir atracción por el personaje cuando le ofrecieron nada más, y nada menos, que US$25 millones para que prolongue su era. Eso encaminó una producción que se llenó de rumores como la posible contratación de Christopher Nolan, quien educadamente pateó la propuesta para un futuro cercano.
Finalmente, los fans se tranquilizaron cuando Danny Boyle, el realizador de films como Trainspotting (1996) y 127 horas (127 Hours, 2010), entre otras genialidades, aceptó la silla de director en Bond 25. Pero la calma fue pasajera porque los productores Michael G. Wilson y Barbara Broccoli confirmaron hoy que el cineasta se alejaba por “diferencias creativas”.

Si tenemos en cuenta que la fecha de estreno estimada es octubre de 2019, los ejecutivos de MGM no tardarán en confirmar su relevo. Igualmente, como viene la mano, ningún anuncio parecería ser definitivo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *