Un perro de la Policía Local aportó pruebas clave en el caso

TAPAA

Luego de varios días de búsqueda desesperada, la aparición sin vida de Anahí Benítez, de 16 años, en la reserva natural Santa Catalina de Lomas de Zamora, conmueve a todo el país. Lo que aparece en principio como un caso más de la triste y extensa lista de femicidios, tiene hasta ahora más preguntas que respuestas en su etapa de investigación.
En medio de esta historia dramática, aparece en escena un perro raza Weimaraner, llamado Bruno, perteneciente a la división canina de la Policía Local de Escobar. Por pedido de los fiscales que llevan adelante la investigación, Bruno se sumó a la búsqueda de pistas por ser el único perro de la provincia de Buenos Aires entrenado y capacitado para el rastrillaje de personas.
El trabajo de Bruno y de sus entrenadores en el Polo de Seguridad de la Municipalidad de Escobar es requerido muy seguido desde distintos puntos bonaerenses. No hace mucho fue determinante en un complejo procedimiento realizado para encontrar a una menor de edad que había desaparecido en Baradero y hallada, sana y salva, a más de 35 kilómetros de distancia, en un barrio de la localidad de San Pedro.
“Por el caso de Anahí nos convocaron el sábado por la tarde. Primero fuimos a la casa de la chica a buscar una prenda de vestir que tenga lo que se llama ‘olor puro’ de la persona que Bruno debe rastrear. De allí fuimos a la vivienda del profesor de matemáticas. Bruno buscó en el garaje, en los dos autos que había y en el interior de la casa. No encontró nada. Recién el domingo, por unos escritos que aparecieron en el diario íntimo de Anahí, fuimos a la reserva natural. Allí Bruno tuvo una actitud distinta, nos llevó directamente a la casilla y luego al galpón, al lado de la estación Santa Catalina del ferrocarril Roca, línea Haedo-Temperley, donde se encontraron las pruebas que las fiscales creen que pueden ser contundentes. Estamos a disposición de la justicia para lo que necesiten y ya nos dijeron que seguirán necesitando de Bruno para más tareas de rastrillaje”, afirmó Graciela Cunial, secretaria de Seguridad y Prevención Comunitaria de la Municipalidad de Escobar.
La división canina de la Policía Local de Escobar fue una iniciativa del intendente Ariel Sujarchuk al poco tiempo de comenzar su gestión. A cargo de la instructora Raquel Peralta y del guía Diego Tula, está compuesta por cinco perros raza ovejero alemán y el propio Bruno.
En abril pasado, Escobar se transformó en el único partido, en toda la provincia de Buenos Aires, en tener una Policía Local que cuenta con una unidad canina oficialmente certificada para combatir delitos vinculados con el narcotráfico, luego de que los perros cumplieron de manera exitosa con todo el proceso de entrenamiento indispensable para empezar a cumplir funciones de manera oficial en la fuerza de seguridad municipal.

diseño de paginas web en escobar