Su premio por no salir corriendo

MESSI La sonrisa de Messi_

 

Lionel Messi marcó los tres goles ante Ecuador y nos lleva al Mundial de Rusia. Sigue “tachando” pedidos de sus detractores, en este caso ser protagonista en los partidos importantes de la Selección y ponerse el equipo al hombro.

Patricio Santos Fontanet tiene una canción que dice “Habrá sido nuestro premio por no salir corriendo o el castigo por no saber escapar”, lo adapté al título porque el partido de ayer fue el premio de Messi por no salir corriendo, por dar la cara siempre, por no esconderse, por hacerse cargo hasta de lo que no tenía que hacerse cargo. Dar la cara no es hablar con el periodismo (hace un año no lo hacían los jugadores), dar la cara es hacer públicas, aunque sea por redes sociales, las desorganizaciones de la AFA, por ejemplo en los viajes durante la Copa América 2016, es recibir a dos técnicos en su casa de Barcelona para analizar distintas formas de juego, es bancarse esos cambios de entrenadores. Pero sobre todo es venir todas las fechas de eliminatorias desde España con una sonrisa, porque los que conocemos su historia sabemos que le encanta venir a jugar con esta camiseta. Él llegó muy chico a Barcelona y tuvo la posibilidad de nacionalizarse español y jugar con esa Selección, pero eligió su país. Eso también es no salir corriendo.
Jorge Sampaoli dijo, tras el partido, que “Messi no le debe un Mundial a Argentina, el fútbol le debe un Mundial a Messi”. Y el 10 de la Selección no le debe nada a los “Robertos” o “Carlos”, carniceros o taxistas, que quizás no llegan a fin de mes y vuelcan todos sus problemas en el fútbol, diciendo que Messi debe hacer más cosas, solo para su felicidad y, si no lo hace, es un fracasado. Si, tipos que su vida es ir de sus casas al trabajo y del trabajo a sus casas, que no tienen objetivos ni proyectos tildan de fracasado a Messi solo porque no le salen las cosas, sin pensar que el 10 es el primero que quiere que le vaya bien a la Selección.
Lionel Messi dijo, luego de perder la Copa América 2016, que no había caso, que tal vez no era para él la Selección, que era momento de dar un paso al costado, que no había explicación de por qué se perdieron tres finales. Por suerte reflexionó y decidió continuar jugando para Argentina. El tiempo, y su juego y rebeldía, le dieron otra oportunidad que esperemos termine con él levantando la copa en Rusia. Nadie más que el 10 lo merece…

Fernando Drangosch

diseño de paginas web en escobar