Nolberto Alklá hizo bailar a todos en Jubelén

WhatsApp Image 2017-05-15 at 23.12.46

El fin de semana pasado, los concurrentes del club Jubelén -de Belén de Escobar- derrocharon alegría y diversión con el dominicano Nolberto Alklá, al ritmo del merengue, la salsa, la bachata, el mambo y el cha-cha-cha, la base de su éxito.
Nolberto, dominicano de nacimiento pero residente argentino desde 1998, era la primera vez que pisaba el centro de jubilados y fue tan contundente el recibimiento y el show brindado que ya programaron uno próximo para el 11 de junio.
Compartió escenario con su hijo, quien va encaminado a continuar con la tradición musical.
Nolberto Alklá es el nombre artístico de Julio Alberto Videl Sánchez, quien al ser consultado por El Diario de Escobar manifestó que Alkalá lo puso por su abuelo “Por mi abuelo paterno, que vivía en ese pueblo de España, allí nació nuestro nombre artístico. Mi hermano, como le había dado suerte ese nombre me lo cedió y por ello mi grupo se llama. “El Príncipe del Merengue”, nombre con el cual se lo conoce en Argentina, es una suma de talento, swing, carisma, coreografías inigualables y posee todos los condimentos necesarios para brindar una puesta en escena brillante. Puro merengue y cuarteto, una fusión fascinante…”.
“He hecho de todo desde mi juventud, he sido plomero, pintor, albañil y herrero. Fue muy duro pero aprendí mucho. En los tiempos libres con esfuerzo y esmero me dedicaba al baile y al canto y así me recibí de coreógrafo de danzas. Mi fuerte es el merengue, la salsa, la bachata, el mambo, y el cha-cha-cha, ritmos alegres que les llega a la gente. De esa manera recorrí varias ciudades de Europa, Roma, Milán y otras al ver el reconocimiento de la gente como cantaba y bailaba me dije: este es el momento para cumplir mi meta de ser “cantante”. Así llegue a la Argentina el 30 de Marzo de 1998 con la ayuda de mi hermano Carlos Sánchez muy conocido artísticamente como Jean Carlos”.
Nolberto, y su banda Alklá tienen una rica historia dentro de la movida cuartetera y un presente con distintos shows importantes, mucho ritmo de merengue y su inconfundible simpatía hacen que en cada presentación el público quede enamorado de su simpleza.
Talento, contacto directo con el público, chispa, sencillez y humildad… ¿qué más se puede pedir en un artista?

diseño de paginas web en escobar