“Nacho” Goano: Justo aquí; justo ahora

Nacho-Goano

 

Cuando tomo cerveza; me la sirvo sin espuma. Es más; trato de aclararle al que me sirve, si es que estoy de invitado en alguna casa, que me gusta beberla sin espuma. Ocurre a veces que, quién me sirve no llega a escuchar o ya se mandó a servirla, y entonces el chopp viene con espuma. Cuando esto sucede decido esperar…
Algo parecido decidí hacer luego de la clasificación de la selección argentina de fútbol a la copa del mundo de Rusia 2018.
Si bien ya lo veníamos resaltando en los anteriores encuentros que hasta aquí hemos tenido, ustedes los lectores y yo, no está desacertado insistir con el espíritu que debe cobijar, el ahora confirmado sueño mundialista, de ahora en adelante.
El capitán Lionel Messi decidió ser el primero en volver a tomar contacto con los hinchas a través de la prensa. Porque la veda periodística no fue solo hacia la prensa; también fue hacia los hinchas, ya que las manifestaciones en las redes sociales por parte de los jugadores no fueron moneda corriente. En el último año, todos los jugadores de la selección podrían haber echado mano a sus perfiles de Instagram, a sus cuentas de twitter, sus snapchat o hasta incluso en sus perfiles de facebook y podrían haber enviado un mensaje a los hinchas… pero no lo hicieron.
Decidieron llenar la calle de elefantes, para disimular la presencia de uno en particular, que había deslizado en su cuenta de twitter que Ezequiel Lavezzi había fumado marihuana en la previa del partido vs Colombia. Allí arrancó el muro de silencio entre los jugadores y la prensa.
Pero después llegaron opiniones de otros colegas periodistas que carecieron de sustento y que se basaban, casi específicamente, en la descalificación personal. Más pasto para las fieras.
Pero también hubo descalificaciones de los hinchas. Audios viralizados, memes despectivos y de humor negrísimo con el Pipa Higuaín como principal destinatario; voces alzadas desde lugares ajenos al fútbol que denostaban a los jugadores de la selección, solo porque resultaba simpático y empático.
No es sano sano ser binario, ni tampoco lo es ser acomodaticio. No hay obligación de tener una opinión positiva de Messi, ni de Sampaoli, ni de Chiqui Tapia, y así podemos seguir con los nombres. Pero tampoco es obligación ser despectivo e hiriente.
Los muertos que vos matais, gozan de buena salud. Es verdad; la selección argentina de fútbol logró el objetivo de clasificar al mundial RECTIFICANDO el curso de la eliminatoria en el último partido. Y noy hay que ser muy sabio, ni egresado de Harvard, para darse cuenta que algo que va derecho no es necesario enderezarlo.
Las eliminatorias consumieron a 2 cuerpos técnicos (Gerardo Martino y Edgardo Bauza) y condicionó a un tercero. Utilizó 5 estadios, 4 programados y uno de manotazo de ahogado. Se jugaron 18 partidos, se ganaron 7, se empataron 7 y se perdieron 4. En 18 partidos se convirtieron tan solo 19 goles y se recibieron 16. No son números que hayan marcado un camino fácil. Pero la dificultad de la travesía ya la hemos abordado y no es momento de recrudecer posiciones.
La aparición del partidazo de Messi fue oportuna; como nunca antes. Los puntos altos de los jugadores que tuvieron bajos rendimientos durante la eliminatoria también fueron oportunas… pero no se llega a puntos límites de extrema crudeza por haber hecho todo en forma correcta.
El capitán instó y llamó a que vayamos, de ahora en adelante, todos juntos. También agregó que deberá venir una etapa de crecimiento y de trabajo… no es momento de echarse cosas en la cara; no hay que esconderse por ser anti-Messi; ni salir a pisar cabezas y pedir patíbulos.
Todos los actores del fútbol argentino tendremos una etapa de bonanza que deberá ser una rueda virtuosa y no viciosa. El camino estará más liviano.

diseño de paginas web en escobar