La Renga en Huracán: “Hablando de la Libertad”

Vista áerea del show de La Renga en Huracán

La banda de Mataderos realizó el sábado su quinto y anteúltimo show en Parque Patricios (el último será este miércoles) y El Diario de Escobar estuvo presente.

El sábado fue una jornada fresca y por momentos lluviosa, pero eso no le importó a la gente que se fue acercando desde temprano a las adyacencias del estadio Tomás Adolfo Ducó. Llegaron desde distintos puntos del país, incluso de países limítrofes. La organización de todos los recitales fue muy buena y el compartamiento del público también, ya que saben que costó diez años volver a tocar en Capital Federal.
Las puertas se abrieron pasadas las 17 y la gente ya comenzaba a ingresar. Hubo dos bandas soporte que hicieron entrar en calor al ambiente.
Pasadas las 22 llegó lo que todos fueron a ver, las luces se apagaron y las pantallas comenzaron a emitir diferentes imágenes de la banda con música de fondo. Luego salieron los músicos y sonaron los primeros acordes de Corazón Fugitivo, tema de su último disco Pesados Vestigios. La gente explotó con ese comienzo y no tuvo respiro ya que continuaron con Nomadés y Motoralmaisangre, dos canciones bien ruteras.
Chizzo, guitarrista y cantante, saludó y agradeció a los que se acercaron. Cuando promediaba el show se puso “nostálgico” sabiendo que se venían los últimos shows ya que volvió el fútbol y Huracán debe usar su cancha.
Al público se lo vio exultante y feliz por las canciones, algunas viejas muy festejadas como Cortala y Olvidala o Somos los Mismos de Siempre. Había muchas familias y todo se desarrolló en paz. Es un público muy solidario y compañero con el que tiene al lado.
Uno de los puntos altos fue la presencia de un ícono del rock nacional como Ricardo Soulé para cantar y tocar el violín en Sabes Qué y Triste Canción de Amor.
Al ser varios recitales, el grupo eligió una base de temas que no pudieron faltar, como Bien Alto, Tripa y Corazón, Cuando Vendrán, En el Baldío o El Viento que Todo Empuja, entre otras. Y en cada show van “mechando” canciones viejas o “sorpresas”. En este caso, y a las antes mencionadas, se sumaron Más o Menos Blues, Xilosibe Mexicana o La Vida las Mismas Calles.
La Renga ya lleva casi 30 años de ruta y suena cada vez más aceitada, desde abajo se observa que son una gran familia que disfruta de lo que hace y eso se transmite a “los mismos de siempre” (así se hacen llamar los seguidores).
El show duró casi dos horas y media, y cerca de las 00.30 del domingo llegó el final. Chizzo pidió “vayan tranquilos, los espero el miércoles para el último. Nos vamos como siempre, Hablando de la Libertad (tema emblema de la banda)”. El público explotó y disfrutó con esa declaración de principios y las luces prendidas del estadio le dieron un gustito diferente.
Así pasó el quinto recital de la banda más convocante del rock nacional en su regreso a Capital Federal, que sigue demostrando que de manera independiente se pueden hacer bien las cosas y que hay rock para rato.

diseño de paginas web en escobar